Skip to content
10proceso

¿Cómo se realiza el proceso de producción? Descúbrelo aquí

Concepto de proceso de producción

Si el mundo de los negocios te atrae como una polilla hacia la luz, si tienes el toque de creatividad e inspiración que hace falta para embarcarte en una nueva empresa, o si quieres formar parte de una planta industrial… no te pierdas de esta publicación. Aquí analizamos a fondo el proceso de producción, te contamos cuáles son sus características distintivas, cuáles son sus principales etapas y mucho, pero mucho más.

Creemos que es fundamental que cualquier persona pueda conocer al menos de forma básica este tema, ya que el proceso productivo nos integra como eslabones esenciales de la cadena. ¿Qué haría la industria si no hubiera consumidores, es decir, si no hubiera clientes que compraran sus productos para vivir? ¡Nada! No existiría. Los desarrollos productivos están destinados a generar artículos y servicios que puedan dar respuesta a distintas necesidades de los usuarios.

A continuación conocerás las características esenciales del proceso de producción, cómo se lleva a cabo el mismo, cuál es su importancia para la vida moderna, etc. ¡No te pierdas detalle! Te acercamos el análisis que estabas esperando. Seguramente encontrarás datos de gran interés que ni sospechabas que se daban en la realidad.

¿En qué consiste el proceso de producción?

Tal vez no lo sabías, pero el proceso de producción a menudo constituye uno de los secretos más atesorados por las empresas exitosas. Una planificación eficiente por medio de un buen plan de operaciones redunda en la baja del coste y en consecuencia, en la oferta de productos más competitivos en el mercado (con una mejor relación de precio y calidad). Por esta razón es que las empresas que improvisan “sobre la marcha” pueden tener un golpe de éxito dado por el contexto pero luego se funden o quiebran.

Entendemos por “proceso de producción” a aquel haz de operaciones que se necesitan para provocar la transformación y creación de un producto de consumo o la diagramación de un determinado servicio. Es importante tener en cuenta que tal proceso se debe estudiar y planear con la debida anticipación, puesto que de él va a depender el resultado final (la calidad del producto). Es así como han surgido, a lo largo del tiempo, conceptos como el mapeo de procesos o la reingeniería de procesos, temas sobre los que te invitamos a ahondar en nuestra web.

Lo mismo sucede con los recursos disponibles y los costos tenidos en cuenta para permitir que el proceso de producción se lleve a cabo: hay que conocerlos a fondo y estudiar todas las alternativas posibles para elegir aquellas que resulten más eficientes. De lo contrario terminan desperdiciándose oportunidades de aprovechamiento de la materia prima, que se podría “estirarla” para aumentar la producción y evitar la acumulación de desechos.

A lo largo de la cadena productiva, las materias primas van pasando por diversos estadios de modificación hasta que llegan a la versión deseada, que es la que va a consumir el cliente. En términos administrativos, estos materiales son llamados “factores”, que son sometidos a alteraciones para pasar de ser un elemento de entrada a uno de salida (es decir, de insumo a producto).

Un dato interesante a tener en cuenta es que, por medio de un proceso de producción, pueden obtenerse 2 tipos básicos de productos: los llamados “finales” que son aquellos ofrecidos en los mercados en los cuales actúa la empresa, y los denominados “intermedios”, que a su vez se usan como materiales para nuevas acciones al interior de la cadena productiva.

Un ejemplo del primer caso sería la producción de latas de tomate, que van al supermercado para ser compradas por consumidores individuales. En cambio, en el segundo caso podríamos hablar de componentes de máquinas (por ejemplo, plaquetas o tuercas) que luego se usan para ensamblar herramientas de trabajo.

¿Un detalle que resulta esencial tener en cuenta para comprender el proceso productivo? Además de transformar los materiales brutos en productos aptos para vender, este hace aumentar el valor del elemento en sí mismo. Por ejemplo, si tienes en la mano un trozo de grafito –un material muy común- este vale muy poco, pero si lo haces pasar por una serie de modificaciones para volverlo un lápiz, el mismo costará más: podrás venderlo a un precio superior.

Gracias al proceso de producción, un conjunto de elementos en bruto se vuelven productos aptos para la venta al consumidor final. Para que este cometido se realice con éxito, es esencial tener en cuenta una serie de factores: el cálculo del tiempo destinado a cada fase de la cadena (que tiene que planificarse con antelación), un adecuado control del inventario para determinar las necesidades de insumos, la logística y distribución de materiales y productos, etc.

De acuerdo con la definición brindada por otros expertos, el proceso de producción es el haz de acciones que apuntan a transformar recursos (denominados “factores”) en servicios o artículos determinados. En dicho proceso juega un rol preponderante la relación entre las tecnologías, los individuos y la información. La meta final que se persigue es satisfacer la demanda de un sector específico del mercado. Aquí los factores productivos son el capital, los recursos materiales y el trabajo humano; combinados en el proceso de industrialización, dan lugar a la creación de nuevos productos para el consumo.

Podríamos aseverar que el proceso de producción depende de la estrecha amalgama entre infraestructura, material bruto y esfuerzo humano. Cada uno de estos componentes resulta esencial para garantizar el despliegue del plan comercial de una empresa. Dependiendo del tipo de industria de que se trate, uno de esos factores va a resultar más importante o va a resaltar más en comparación con los otros.

De manera general, los distintos componentes del proceso de producción se orientan a una meta precisa que es bajar los costes del mismo. A medida que la compañía incrementa su capacidad productiva, se reducen los costos; así, es posible también reducir el precio final del producto y este resulta más atractivo para el cliente. Mientras mejor se aprovechen los recursos disponibles, menos pérdidas tendrá la empresa y menos dinero pagará el consumidor por el artículo en cuestión. Esto es sinónimo de eficiencia.

Fases del proceso de producción
Etapas del proceso de producción

Fases del proceso de producción

No es ninguna novedad y siempre lo aclaramos en nuestros posts: todo proceso está constituido de una serie de pasos que apuntan todos a cumplir un mismo objetivo. Si se respetan las fases del camino, se llegará a la meta final en algún momento. Aquí, específicamente, exponemos las etapas propias de un proceso de producción.

Diseño

Todo el equipo de trabajo se tiene que reunir para ponerse de acuerdo sobre la presentación y comercialización del producto. Cada miembro de la compañía debe aportar sus ideas y a partir de ello, se confecciona una lista desordenada de ítems. Esta “lluvia de ideas” debe ser la base de distintos bocetos que se van haciendo hasta conseguir la versión definitiva. Para este entonces se ha logrado obtener la propuesta de producto a ofrecer en el mercado.

Producción

Nos encontramos prácticamente en el corazón del proceso: aquí tiene lugar la transformación de los materiales originales en un nuevo producto, aquel que se desea insertar en el mercado.

En esta etapa interviene el trabajo de la maquinaria pesada, de los operarios que se encargan de monitorearla, de las herramientas y tecnologías que son indispensables para crear determinados artículos, etc. En verdad, la mayor parte de las disposiciones y directrices sobre los recursos (materiales, humanos, de capital) apuntan a generar el máximo rendimiento posible en esta fase que nos ocupa.

Distribución

Tal como su nombre lo indica, consiste en distribuir el producto o servicio en los diversos puntos de venta. Este objetivo se puede cumplir mediante diversos mecanismos; la empresa tiene que seleccionar aquellos que resulten más acordes a sus políticas. Por ejemplo, puede hacer una distribución exclusiva en locales mayoristas, alternar con los minoristas o dedicarse únicamente a estos últimos. A su vez, puedes escoger publicitar sus productos con diversos medios o hacer promociones para conseguir más clientes.

Todo depende, en realidad, del perfil que mantenga la empresa. Por otra parte, nos parece importante aclarar que algunas compañías se basan únicamente en generar dinero a partir de la propia distribución (por ejemplo, de productos alimenticios con camiones) y no en la fabricación de un artículo determinado; es así como se enfocarían en la etapa final del proceso, que no sería entonces eminentemente productivo.

En este apartado, acabas de conocer las 3 grandes fases propias del proceso de producción. Te invitamos a continuar leyendo para ahondar mucho más en el tema y descubrir, en especial, los diversos tipos de procesos que pueden darse en este sentido.

Tipos de procesos productivos

Además de que el proceso de producción se lleva a cabo en ciclos con una serie de hitos específicos que describimos en el apartado anterior, también debemos hacer mención de las distintas categorías de procesos. No todos son iguales, sino que entre sí mantienen algunas diferencias que es preciso explicitar y que inciden en el resultado a obtener.

Existen diferentes criterios de clasificación, gracias a los que se pueden agrupar los procesos de acuerdo a su significado, por la forma que adquiere el producto, las relaciones que mantienen los artículos producidos entre sí, por la combinación o no de materias primas en un mismo bien y por la cantidad o volumen de bienes producidos. Veamos:

Por el significado

  • Proceso básico: es aquel que se centra en la producción estandarizada de la empresa, en los artículos en los cuales se encuentra especializada la planta y para los que ha diseñado todo su ciclo productivo.
  • Proceso auxiliar: representan una ayuda para el proceso básico e implican producción de maquinaria específica, preparados químicos, energía, además de distintos servicios como el transporte y el almacenaje.
  • Proceso de servicios: algunos autores lo incluyen como parte del proceso auxiliar y otros lo discriminan como una categoría separada. De cualquier manera, siempre se refiere a aquellos servicios necesarios para dar flujo continuo al proceso de producción.
  • Proceso secundario: consiste en el tratamiento de los residuos y desechos generados a partir del proceso productivo básico.

Por la forma

  • Proceso técnico: cambia las propiedades inherentes o esenciales de la materia prima.
  • Proceso modal: altera el modo de disposición, la forma o el patrón del material.
  • Proceso tópico: implica un desplazamiento de objetos en el espacio.
  • Proceso temporal: se refiere a la conservación de los productos en el tiempo.

Por las interrelaciones

  • Proceso simple: la producción apunta a un único servicio o mercadería. Podemos mencionar aquí, por ejemplo, pintura sintética para el hogar.
  • Proceso múltiple: se producen bienes que dependen unos de otros, al menos desde el punto de vista técnico. Es el caso de los componentes que se usan para armar máquinas, tecnología (PCs, tablets, teléfonos móviles) e instrumentos musicales.

Por el carácter

  • Proceso sintético: con base en distintos materiales, se obtiene un cierto producto. Por ejemplo, para producir una rueda de neumático hace falta conseguir varias materias primas diferentes y combinarlas.
  • Proceso analítico: con base en una misma materia prima, se consiguen varios productos distintos. Por ejemplo, a partir del petróleo se obtienen maquillajes y recipientes plásticos.

Por el volumen

  • Proceso unitario: hay una gran cantidad de bienes fabricados por unidades o lotes reducidos, que nunca se repiten.
  • Proceso seriado: hay una cantidad más limitada de bienes que se fabrican con cierta periodicidad, en lotes que van repitiéndose.
  • Proceso masivo: se da una baja variedad en los bienes a producir, pero un enorme volumen. Los artículos se fabrican de forma ininterrumpida por un periodo extenso de tiempo. En general, en cada puesto de trabajo y en cada fase de la cadena se realiza exactamente la misma actividad u operación.

Si bien la clasificación que hemos brindado es bastante completa y detallada, no constituye la única que existe. Puedes pulsar aquí para descubrir otra taxonomía del proceso de producción, que seguramente contribuirá a ampliar tu panorama sobre el tema. De todas formas anticipamos esta segunda clasificación: la producción puede ser por encargo (a pedido), por lotes, masiva o continua. Seguramente has escuchado algunas de estas tipologías en la escuela o en el trabajo, pero conviene que las repases en un post hecho por expertos.

Ya ves que la categorización del proceso productivo es por demás amplia y pormenorizada, y que incluso no existe una sola tipología sobre la cual todos los especialistas estén de acuerdo. Como último punto a desarrollar, nos queda revisar aquellos factores que influyen sobre el mismo y que es necesario considerar al momento de hacer la planificación empresarial. Los revisamos en la próxima sección.

Planificación del proceso de producción
Control del proceso de producción

Factores que influyen en el proceso de producción

No basta con tener en cuenta una serie de pasos preestablecida y cumplirla estrictamente para alcanzar el éxito en la obtención del producto deseado. También es fundamental estar al tanto de ciertos factores extra a la cadena productiva, que podrían afectar el resultado final. ¿Quieres conocerlos? Estos son:

  • Diseño: ciertamente, el diseño que se desea que tenga cada artículo influye en las tecnologías que van a utilizarse, la disposición y calidad de las instalaciones (maquinarias, muebles, etc.) y también en las relaciones que la empresa vaya a mantener con el contexto (por ejemplo, en los añadidos o materias primas específicas que tiene que recibir).
  • Cantidad: este aspecto influye en las horas de trabajo manual necesario por parte de los operarios, en la disposición de procesos automáticos y mecanizados, en la cantidad de material bruto a comprar, en la naturaleza de la maquinaria a utilizar, en la medida de los inmuebles e instalaciones requeridos.
  • Variedad: los directivos de la empresa deben analizar si son capaces de producir variantes de un mismo producto o de distintos artículos en los plazos ideales acordados con el destinatario y de manera simultánea o no. Por otra parte, la variedad requerida puede restringir el grado de especialización de la planta en un producto X.
proceso de producción en masa
Proceso de producción en la industria

Por supuesto, dependiendo de la propia naturaleza de la actividad productiva que se realice, podrían detectarse otros factores aparte de los que hemos mencionado. Por ejemplo, en una planta que trabaja con materiales radioactivos o inflamables podrían darse accidentes que implicarían pérdidas económicas y en ocasiones, humanas. Este factor de riesgo no se encuentra presente en todas las industrias. Por eso es fundamental tomarse un momento para analizar en detalle el caso en cuestión.

A través de las diversas secciones de este artículo, hemos pasado revista al concepto de “proceso de producción” como así también a sus características particulares, los tipos de proceso que se pueden presentar, las etapas propias del mismo y aquellos factores individuales que pueden alterar la cadena productiva y que es necesario considerar.

¿Este artículo te ha sido de utilidad? No olvides dejarnos tu comentario justo aquí debajo del post. Nos encanta conocer la opinión de nuestros seguidores y usarla para mejorar día a día. Por otro lado, si la información te ha gustado ¡recomiéndala a tus amigos en las redes sociales! Queremos llegar a cada vez más personas para que todos reciban el asesoramiento que estaban esperando.