Skip to content
10proceso

Descúbrelo todo sobre el control estadístico de procesos

Control estadístico de procesos: objetivos

Si lo tuyo son los números, las mediciones, las estadísticas y –en fin- la exactitud-… no puedes dejar de leer este post. Hoy hablaremos de un tema que seguramente te será de interés, asesorados por los mejores expertos. Se trata del control estadístico de procesos: ¿en qué consiste? ¿Cuál es su objetivo? ¿Qué reglas lo guían? Averigua aquí todos estos datos y muchos más.

Somos 10Proceso, una web especializada en toda clase de procesos que se llevan a cabo en distintas áreas de actividad humana. Describimos cada una de las etapas que componen los diversos procedimientos, damos ejemplos de aplicación práctica y te explicamos el tema con palabras sencillas de comprender.

Ahora sí, luego de esta breve introducción vamos al grano: qué es el control estadístico de procesos, para qué se usa, a qué campo del conocimiento pertenece y cuáles son sus elementos esenciales.

Control estadístico de procesos: qué es

Normalmente, los expertos se refieren a esta expresión con una sigla (CEP) que denomina aquellas técnicas estadísticas que reducen constantemente la variación con el fin de obtener el control total sobre un determinado proceso. ¿Cómo es posible hacer reducciones en las eventuales variaciones? Algunas de las estrategias son las siguientes:

  • Incrementar la calidad.
  • Lograr reducir el costo a todo nivel (desperdicios, desechos, reclamos, devoluciones, etc.).
  • Comprender mejor la capacidad propia del proceso.
  • Hacer un registro correcto de la información medida.
  • Emprender un análisis adecuado de tales datos.
  • Tomar decisiones que se basen en la información obtenida y procesada.
  • Registrar y monitorear aquellas actividades destinadas a corregir el rumbo.
  • Evaluar los efectos de dichas tareas.

En general, en los procesos productivos tradicionales la información resultante de las mediciones es comparada con el límite de cada parámetro, y el resultado hace que sean aprobados o rechazados. Aquí es fundamental saber diferenciar las variaciones provocadas por los factores más comunes de aquellas que surgen de causas excepcionales.

En este sentido, si se detecta que existe una causa extraordinaria, se tiene que buscar y de inmediato eliminarse. El control estadístico de procesos ayuda a la toma de acciones preventivas para evitar que aparezcan estos factores especiales que impactan en la variación. En efecto, el CEP brinda tecnologías adecuadas para registrar y desglosar información de medición, y de esta manera poder tomar la decisión más acertada.

Una vez que logran resolverse todos los factores especiales y no aparece ningún otro, podemos hablar de procesos estadísticamente controlados. No obstante, el CEP trasciende los meros procesos técnicos y ofrece valiosas herramientas, como por ejemplo, los gráficos de control. Sin lugar a dudas, estos deben formar parte de una propuesta industrial de alta calidad.

Dicho en otras palabras, el control estadístico de procesos apunta a prevenir y eliminar todas aquellas anormalidades que puedan darse en el proceso productivo, y de esta manera, llevar a cabo una continua mejora del mismo. Algunas posibles variaciones pueden ser el desgaste de las maquinarias, ajustes no realizados correctamente, materias primas con defectos, etc. Si se monitorean correctamente todas las posibles causas, se presentan menos variaciones y así se logra reducir el rechazo de productos.

De cualquier manera, es importante apuntar que en general los clientes saben que cada producto mantiene ciertos límites de especificación, y así, no resulta posible crear productos sin variaciones. Tales parámetros se usaban normalmente como estándares de control de calidad. Gracias a tal control se decidía la aprobación del bien producido o su rechazo, e incluso, se decidía la compra o devolución de un lote completo.

No obstante, esta metodología presentaba un efecto: no consideraba los distintos factores de la variación y con una inspección tardía, no permitía la corrección a tiempo de los problemas productivos. Debido a que no se encontraba la raíz de la dificultad, la situación nunca terminaba de corregirse. Es así como nació el control estadístico de procesos (CEP) como técnica alternativa que podía dar respuesta a este escenario conflictivo.

Normalmente, las nuevas técnicas en cualquier campo de conocimiento surgen como respuesta a un vacío o a un problema al cual no se le han aplicado las herramientas adecuadas para dominarlo. Pero en fin, ahora que conoces cómo se define el control estadístico de procesos y cuáles son sus principales características, es momento de pasar a un tema más específico: los objetivos propios del CEP. Te proponemos descubrirlos en la próxima sección.

Objetivos del control estadístico de procesos

Si bien –como explicamos en el apartado anterior- el objetivo principal del control estadístico de procesos consiste en mejorar procesos productivos de carácter continuo reduciendo la variación, también conlleva otras importantes metas:

Control estadístico de procesos ejemplos
Control estadístico de procesos: etapas
  • Aumentar el nivel de satisfacción del consumidor.
  • Reducir la cantidad de quejas y reclamos por parte de los clientes.
  • Bajar la frecuencia de las inspecciones por lote o –idealmente- eliminarla.
  • Mantener un estándar de calidad constante.
  • Reducir el costo en tiempo y dinero de cualquier rechazo, devolución, reclamación, inspección, reproceso, etc.
  • Aumentar la comunicación entre distintos sectores de la empresa y entre sus empleados.
  • Optimizar la productividad.
  • Aumentar el bienestar y motivación de los miembros de la compañía.

Tal como habrás podido apreciar, cada una de estas medidas se canalizan en un único gran objetivo, que es incrementar la calidad de todo el proceso productivo y así poder lograr productos cada vez mejores. En última instancia, se trata de los bienes y servicios que van a suplir las necesidades del consumidor al cual se encuentran dirigidos.

Reglas del CEP

Quizá no lo sabías, pero el control estadístico de procesos opera a través de unas reglas específicas que sustentan su arquitectura. Te invitamos a conocer las más importantes en este apartado:

  • Mantener una posición en el mercado. La visión de la empresa, más que en recaudar dinero, debe estar centrada en mantener su competitividad y su posición en el mercado a través de la innovación productiva, la investigación, una voluntad de mejora permanente y un mantenimiento constante de la calidad. Todo esto impacta positivamente en la mejora de los bienes ofrecidos a los consumidores.
  • Aspirar a valores positivos. El control estadístico de procesos no tolera la actitud negativa ni la aceptación de errores. La mano de obra tiene que apuntar a la excelencia y el personal mantener un atento servicio al cliente.
  • Centrarse en las etapas y no en el final del proceso. Es fundamental apuntar a mejorar el proceso en lugar de dejar pasar errores en la cadena productiva que luego se tengan que corregir. Tradicionalmente, las inspecciones se fijaban en los productos recién salidos de la línea de producción o que se encontraban en etapas críticas de la misma para marcar sus defectos, cuando en realidad, todo el trabajo debe estar bien hecho desde el principio. Esto evita posteriores costos en correcciones.
  • Evitar establecer relaciones comerciales teniendo el precio como el principal factor. Generalmente, las empresas buscan al proveedor más económico, lo cual puede impactar en la calidad de los productos finales, ya que las materias primas no son las mejores. En realidad, tiene que elegirse un único proveedor para X material si este es de calidad, y mantener tal relación en el tiempo.
  • Revisar constantemente el sistema productivo para hallar nuevos modos de reducir los desperdicios. De esta manera se aumenta la calidad y se disminuyen los costes.
  • Reforzar las capacitaciones a todo el personal. El control estadístico de procesos ha detectado, históricamente, fallas en la educación y entrenamiento de los operarios, que no están debidamente capacitados para las tareas que realizan y por eso fallan. Muchos errores del proceso productivo se evitarían, simplemente, instruyendo específicamente a cada empleado sobre lo que debe hacer.
Control estadístico de procesos qué es
¿Para qué se usa el control estadístico de procesos?
  • Mantener una actitud de liderazgo. Un verdadero jefe no siembra el miedo en sus empleados, no castiga ni maltrata; al contrario, sabe dirigir a las personas que tiene a su cargo instruyéndolas y capacitándolas para que desarrollen al máximo sus propias habilidades. De esta forma, ponen lo mejor de sí para lograr un trabajo exitoso.
  • Estimular el trabajo en equipo. Los distintos departamentos no tienen que trabajar en forma desarticulada unos de otros, como así tampoco competir entre ellos. Es fundamental hacerle entender al personal que todos están allí por un mismo objetivo, que es el desarrollo de la empresa.

De este listado se desprende que el control estadístico de procesos es una actividad muy específica que se encuentra relacionada fundamentalmente con la industria. Por supuesto, cada compañía o marca puede elegir de qué manera implementarlo (no hay un único estándar a seguir) pero tener un panorama de las ideas generales es una buena orientación para empezar.

No importa si eres estudiante de Economía o Ingeniería Industrial, si estás trabajando en una planta o quieres iniciar un negocio propio; como sea, esta información seguramente te habrá resultado de interés. Esperamos tus comentarios en la caja que se encuentra justo debajo del post (si tienes dudas, puedes hacernos una pregunta).

Por otra parte, te sugerimos compartir la publicación en las redes sociales que usas habitualmente, a fin de que más personas puedan beneficiarse con esta información. Y ahora sí: ¡hasta la próxima!